Lunes, 21 Mayo 2018 11:24

Una planta sin flores, sin raíces y sin hojas

Isabel Monte
Valora este artículo
(41 votos)
Talo de la hepática Marchantia polymorpha con numerosas copas donde se generan clones de la planta madre Talo de la hepática Marchantia polymorpha con numerosas copas donde se generan clones de la planta madre Isabel Monte

El 18 de mayo se celebró el Día Internacional de la Fascinación por las Plantas y muchos colegios, jardines botánicos y centros de investigación como el CNB organizaron todo tipo de actividades (espero que no os perdáis charla “Fascinados por las plantas: Botánicos y artistas en las expediciones españolas del s. XVIII”). Los que nos dedicamos a trabajar con plantas sabemos que estos organismos suelen pasar desapercibidos. Solemos verlos como meros elementos del decorado y no como protagonistas de la película. Este fenómeno, conocido como ceguera ante las plantas (plant blindness en inglés), hace que pasemos por alto la importancia de la plantas en nuestras vidas. Empezando por el oxígeno, está claro que la vida en este planeta no sería tal y como la conocemos en ausencia de las plantas. Si probáis a nombrar todos los productos de origen vegetal que utilizáis a diario seguro que la lista será larguísima: incluso sin salir de casa, probablemente hayáis dormido en una cama con alguna pieza de madera, después de la ducha os habréis secado con una toalla de algodón y es probable que desayunéis té, café o alguna bebida con chocolate. ¿Lo veis? Las plantas están por todas partes.

Si hacemos una lista parecida con las especies vegetales con las que trabajamos en los laboratorios de biología molecular os adelanto que será mucho más reducida. En la inmensa mayoría de laboratorios os encontraréis con una planta herbácea llamada Arabidopsis thaliana, de la misma familia que la col, el rábano, la colza o el wasabi. Arabidopsis es sin lugar a dudas la reina de las plantas utilizadas en investigación, aunque no tenga el mismo potencial culinario que sus parientes. En otros muchos laboratorios se trabaja con especies de interés agrícola como patata, tomate, fresa, arroz o trigo. Estas especies también se consideran plantas modelo y se utilizan en proyectos de investigación básica y aplicada. Por último, hay un tercer grupo de laboratorios en los que hemos elegido una vía alternativa y trabajamos con plantas sin flores, sin raíces y sin hojas: los briófitos.

Por si el nombre de briófitos no os resulta suficientemente evocador, os daré una pista: los musgos son un tipo de briófitos. Además de los musgos existen otros dos grupos de briófitos: las hepáticas y las antocerotas. ¿Hepáticas? ¿Hepáticas como en “perteneciente o relativo al hígado”? Sí, eso es. En la Antigüedad a alguien se le ocurrió que estas plantas tenían forma de hígado; de hígado verde. Más adelante, siguiendo ese principio tan de moda hace unos siglos de “lo semejante cura a lo semejante” se empezaron a utilizar hepáticas para tratar afecciones del hígado. Por lo que sabemos hoy en día, es bastante improbable que las hepáticas tuvieran algún efecto beneficioso sobre los hígados de los enfermos de la Edad Media, así que mejor que no probéis esto en casa.

En este punto quizá os preguntéis qué interés tiene estudiar los briófitos o las hepáticas si carecen de los órganos típicos como flores u hojas, no se pueden comer y excepto para adornar el belén, no parecen tener ninguna aplicación. La clave está en lo que ocurrió hace unos 500 millones de años, cuando las primeras plantas colonizaron la tierra. Los fósiles de las plantas terrestres más antiguas se parecen muchísimo a las hepáticas actuales. Estos fósiles datan de la era Paleozoica, hace unos 480 millones de años. Para que os hagáis un idea, los primeros dinosaurios aparecieron hace “sólo” 250 millones de años, así que estamos hablando de plantas antiquísimas. Además, el análisis de los genomas de múltiples especies de plantas, desde algas a plantas con flores, indican que los briófitos son el grupo de plantas actuales más próximo al ancestro común de todas las plantas terrestres. Estos análisis también han desvelado otro dato importante: la mayoría de las familias de genes que encontramos en las plantas con flores, como Arabidopsis thaliana, también están presentes en los briófitos. Por tanto, si dichos genes existen en todas las plantas terrestres, es bastante probable que aparecieran en el ancestro común de todas ellas, es decir, en la primera planta que colonizó la tierra con éxito.

El estudio de los briófitos es muy interesante desde el punto de vista evolutivo porque puede ayudarnos a entender cómo eran las plantas ancestrales, cómo consiguieron adaptarse al medio terrestre y cómo evolucionaron hasta dar lugar a la inmensa variedad de especies que conocemos hoy en día. De hecho, existen varios artículos científicos que explican cómo los mismos genes que en briófitos regulan ciertos procesos adquirieron otras funciones en plantas con flores. Con esto queda claro que el estudio de una única planta modelo como Arabidopsis thaliana no es suficiente para entender la biología de todas las especies de plantas. Por eso ha llegado el momento de presentaros a mi briófito favorito: la hepática Marchantia polymorpha.

Marchantia es una planta que no tiene ni hojas, ni tallo, ni raíces, sino un cuerpo taloso aplastado que se bifurca de manera regular. Su parecido con un hígado lo dejo a vuestro juicio (ver foto). Al igual que otros briófitos, su tamaño es pequeño y no tiene ni vasculatura ni lignina. En la parte ventral presenta unas falsas raíces llamadas rizoides, muy similares a los pelos radiculares de otras plantas. En la parte dorsal tiene unos poros necesarios para el intercambio de gases. Al ser una planta dioica, podemos encontrar plantas macho o hembra. Marchantia puede reproducirse de forma sexual mediante óvulos y espermatozoides (¡con flagelo!). Sin embargo, una de las características más fascinantes de Marchantia es su capacidad para reproducirse asexualmente. La planta madre genera clones idénticos a sí misma en unas copitas de la parte dorsal del talo. Este tipo de reproducción le permite completar su ciclo de vida en unas tres semanas, y esto nos viene fenomenal en el laboratorio. Otra de las ventajas de esta planta es que la mayor parte de su ciclo es haploide. Los humanos somos diploides y tenemos 23 pares de cromosomas, o lo que es lo mismo, dos copias de cada gen. Marchantia sólo tiene una copia de cada gen, así que cada vez que realizamos una modificación genética nos ahorramos tener que realizar cruces y analizar las siguientes generaciones para obtener plantas homocigotas. Y ya que hablamos de genética sólo me queda desvelaros la razón por la que Marchantia es el mejor briófito modelo: posee una redundancia de genes extremadamente baja. La gran mayoría de familias génicas estudiadas en plantas con flores contiene varios miembros, mientras que en Marchantia muchas de estas familias contienen un único gen. Esta baja redundancia, unida a la gran eficiencia de técnicas de edición genética como la recombinación homóloga o el CRISPR hacen de Marchantia un modelo ideal para realizar no sólo estudios evolutivos sino para contestar preguntas básicas en biología.

Éstas son algunas de las razones por las que estoy fascinada por Marchantia polymorpha, una planta con la que empecé a trabajar a finales de 2013 en Japón, donde se la conoce como zenigoke, el musgo del dinero. Cuando volví al CNB, en el laboratorio de Roberto Solano nos convertimos en pioneros en el estudio de esta hepática en España y desde entonces hemos convencido a unos cuantos laboratorios de las maravillas de esta planta modelo. Si tenéis interés en saber más sobre Marchantia, aquí abajo tenéis algo de bibliografía. Si queréis ver Marchantias en la naturaleza, podéis buscarlas en lugares húmedos y sombríos del norte de España o tratar de encontrar su escondite en La Pedriza.

 

Bowman, J.L. (2016) A brief history of Marchantia from Greece to genomics. Plant Cell Physiol. 57: 210–229.
Bowman, J.L. et al. (2017) Insights into land plant evolution garnered from the Marchantia polymorpha genome. Cell 171, 287–304.
Shimamura, M. (2016) Marchantia polymorpha: Taxonomy, Phylogeny and Morphology of a Model System. Plant Cell Physiol. 57: 230–256.

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si continua navegando o no cambia su configuración, consideramos que acepta su uso. Saber más

Acepto

POLÍTICA DE COOKIES

Una cookie es un archivo de texto que se almacena en el ordenador o dispositivo móvil mediante un servidor Web y tan solo ese servidor será capaz de recuperar o leer el contenido de la cookie y permiten al Sitio Web recordar preferencias de navegación y navegar de manera eficiente. Las cookies hacen la interacción entre el usuario y el sitio Web más rápida y fácil.

Información general

Está página Web utiliza cookies. Las cookies son pequeños archivos de texto generados por las páginas web que usted visita, las cuales contienen los datos de sesión que pueden ser de utilidad posteriormente en la página web. De esta forma esta Web recuerda información sobre su visita, lo que puede facilitar su próxima visita y hacer que el sitio Web le resulte más útil.

¿Cómo funcionan las cookies?

Las cookies sólo pueden almacenar texto, por lo general siempre es anónimo y cifrado. No se almacenarán información personal alguna en una cookie, ni pueden asociarse a persona identificada o identificable.

Los datos permiten que esta Web pueda mantener su información entre las páginas, y también para analizar la forma de interactuar con el sitio Web. Las cookies son seguras ya que sólo pueden almacenar la información que se puso en su lugar por el navegador, lo que es información que el usuario ha introducido en el navegador o la que se incluye en la solicitud de página. No puede ejecutar el código y no se puede utilizar para acceder a su ordenador. Si una página web cifra la información de la cookie, sólo la página web puede leer la información.

¿Qué tipos de cookies utilizamos?

Las cookies que utiliza esta página Web se pueden distinguir según los siguientes criterios:

1. Tipos de cookies según la entidad que las gestiona:

Según quien sea la entidad que gestione el equipo o dominio desde donde se envían las cookies y trate los datos que se obtengan, podemos distinguir:

- Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo terminal del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el propio editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

- Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo terminal del usuario desde un equipo o dominio que no es gestionado por el editor, sino por otra entidad que trata los datos obtenidos través de las cookies.

En el caso de que las cookies sean instaladas desde un equipo o dominio gestionado por el propio editor pero la información que se recoja mediante éstas sea gestionada por un tercero, no pueden ser consideradas como cookies propias.

2. Tipos de cookies según el plazo de tiempo que permanecen activadas:

Según el plazo de tiempo que permanecen activadas en el equipo terminal podemos distinguir:

- Cookies de sesión: son un tipo de cookies diseñadas para recabar y almacenar datos mientras el usuario accede a una página web. Se suelen emplear para almacenar información que solo interesa conservar para la prestación del servicio solicitado por el usuario en una sola ocasión (p.e. una lista de productos adquiridos).

- Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidos y tratados durante un periodo definido por el responsable de la cookie, y que puede ir de unos minutos a varios años.

3. Tipos de cookies según su finalidad:

Según la finalidad para la que se traten los datos obtenidos a través de las cookies, podemos distinguir entre:

- Cookies técnicas: son aquellas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de vídeos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: son aquellas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: son aquellas que permiten al responsable de las mismas, el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de los sitios web a los que están vinculadas. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de los sitios web, aplicación o plataforma y para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios de dichos sitios, aplicaciones y plataformas, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.

Herramienta de gestión de las cookies

Está página Web utiliza Google Analytics.

Google Analytics es una herramienta gratuita de análisis web de Google que principalmente permite que los propietarios de sitios web conozcan cómo interactúan los usuarios con su sitio web. Asimismo, habilita cookies en el dominio del sitio en el que te encuentras y utiliza un conjunto de cookies denominadas "__utma" y "__utmz" para recopilar información de forma anónima y elaborar informes de tendencias de sitios web sin identificar a usuarios individuales.

Para realizar las estadísticas de uso de esta Web utilizamos las cookies con la finalidad de conocer el nivel de recurrencia de nuestros visitantes y los contenidos que resultan más interesantes. De esta manera podemos concentrar nuestros esfuerzos en mejorar las áreas más visitadas y hacer que el usuario encuentre más fácilmente lo que busca. En esta Web puede utilizarse la información de su visita para realizar evaluaciones y cálculos estadísticos sobre datos anónimos, así como para garantizar la continuidad del servicio o para realizar mejoras en sus sitios Web. Para más detalles, consulte en el siguiente enlace la política de privacidad [http://www.google.com/intl/es/policies/privacy/]

Cómo gestionar las cookies en su equipo: la desactivación y eliminación de las cookies

Todos los navegadores de Internet le permiten limitar el comportamiento de una cookie o desactivar las cookies dentro de la configuración o las opciones del navegador. Los pasos para hacerlo son diferentes para cada navegador, se pueden encontrar instrucciones en el menú de ayuda de su navegador.

Si no acepta el uso de las cookies, ya que es posible gracias a los menús de preferencias o ajustes de su navegador, rechazarlas, este sitio Web seguirá funcionando adecuadamente sin el uso de las mismas.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador:

- Para más información sobre Internet Explorer pulse aquí.
- Para más información sobre Chrome pulse aquí.
- Para más información sobre Safari pulse aquí.
- Para más información sobre Firefox pulse aquí.

A través de su navegador, usted también puede ver las cookies que están en su ordenador, y borrarlas según crea conveniente. Las cookies son archivos de texto, los puede abrir y leer el contenido. Los datos dentro de ellos casi siempre están cifrados con una clave numérica que corresponde a una sesión en Internet por lo que muchas veces no tienen sentido más allá que la página web que los escribió.

Consentimiento informado

La utilización de la presente página Web por su parte, implica que Vd. presta su consentimiento expreso e inequívoco a la utilización de cookies, en los términos y condiciones previstos en esta Política de Cookies, sin perjuicio de las medidas de desactivación y eliminación de las cookies que Vd. pueda adoptar, y que se mencionan en el apartado anterior.